Los bancos europeos siguen siendo optimistas al fin y al cabo

27. Abril 2016

La consolidación bancaria está de moda en Europa y pone de manifiesto el cambio por el que está pasando el sector bancario. Los recortes en sus plantillas de personal y los debates sobre programas de compensación son algunas de las presiones regulatorias que parecen estar reconfigurando el escenario de los servicios financieros europeos.


EY ha distribuido recientemente los resultados del sondeo titulado “Bank barometer Austria/Europe” (Barómetro bancario Austria/Europa), un estudio centrado en la situación financiera actual por la que están pasando los bancos europeos. La empresa de asesoría tomó el pulso a 260 de los principales bancos europeos para sentir de primera mano la verdadera perspectiva económica del sector. A pesar de haber algunos pronósticos negativos, los resultados del análisis reflejan que en el sector prevalece el optimismo.

Recortes en personal

Conseguir un trabajo en un banco ya no será tan fácil, al menos durante los próximos tres años. El 54 % de los bancos están dispuestos a recortar sus plantillas, mientras que tan solo el 26 % de los mismos prevé incrementar su fuerza laboral. España, los Países Bajos, Alemania y Austria son los países que se enfrentan al porcentaje de recortes más elevado, mientras que, por término medio, el 64 % de los bancos nacionales están reduciendo su plantilla.

Compensaciones al alza

Los aspectos negativos relacionados con los recortes de personal no parecen, sin embargo, extenderse a los planes de bonificaciones: el 61 % de los directivos preguntados consideran que el nivel y la disponibilidad de los bonos seguirá siendo estable, mientras que el 22 % de los banqueros sondeados prevén que los beneficios aumenten en el presente ejercicio. Se han interrumpido los debates que tuvieron lugar el pasado año, a raíz de declarar el Ejecutivo Jefe del Deutsche Bank, John Cryan, que los bonos no funcionan como incentivos para los banqueros. Aunque los reguladores de la UE impusieron un tope a los bonos tras la crisis, un gran número de bancos se resistieron a la decisión. “La práctica habitual de pagar bonos les facilitó recortar los costes de compensación durante los años de vacas flacas”, dice The Economist.

Las presiones regulatorias impulsan la consolidación bancaria 

Los directivos prevén que la consolidación aumente durante los próximos 3 años. El 61 % aproximadamente de los que respondieron está de acuerdo con este pronóstico. Los países más preocupados son Austria, Italia, España, Suiza y Polonia. En una reciente entrevista, Jürg Birri, Jefe de los Servicios financieros del Centro para la regulación de la competencia de KPMG Suiza, atribuye éxito de la consolidación a la implantación de diversas medidas regulatorias en Europa desde el 1º de enero de 2016. En su opinión, los reguladores están a día de hoy intentando introducir una serie de cambios dirigidos a las instituciones financieras:

“Todos los bancos se encuentran actualmente enmendando sus procesos y sistemas para reflejar las nuevas disposiciones sobre blanqueo de dinero … Según la institución en cuestión de la que hablemos, los cambios más importantes están relacionados con la identificación de contrapartes y con el establecimiento de usufructuarios, o con el hecho de que las graves infracciones fiscales alcancen ahora el delito que se contemplan desde las nuevas normativas sobre el blanqueo.”

Acuciados por responder a esta situación, los bancos están dedicando un creciente número de peritos a la tarea de comprender los procesos regulatorios, sin dejar de lado la consolidación.

Desde la anulación de la ley sobre el secreto bancario y la promulgación e implantación de leyes que dirigen los procesos contra el blanqueo de dinero, la situación de los bancos suizos está experimentando un cambio considerable. Qué consecuencias traerá la aparición de los Papeles de Panamá es una cuestión que preocupa y mucho al sector financiero.