Gestión de riesgos en la administración de activos: tendencias y desarrollos

21. Enero 2019 | Drooms Global

La economía del mundo está en continua fluctuación. Las “megatendencias” están alterando la manera en que hacemos negocios. Todas las industrias se verán afectadas conforme las incertidumbres reguladoras, fiscales y políticas reconfiguran el mundo en el que vivimos, dando lugar a retos sin precedentes.


Si bien la inestabilidad económica actual requiere preparativos a corto plazo,, los administradores de activos se enfrentan al escrutinio implacable de inversores y reguladores, poniendo la gestión de riesgos a la vanguardia de las prácticas futuras.

La crisis financiera de 2008, que hundió a la economía mundial en una recesión global, sirve de recordatorio de una debacle económica que no se debe repetir. Aunque se pudo evitar el colapso de los grandes servicios financieros e instituciones, las bolsas de todo el mundo cayeron. Han pasado once años y, mientras la economía global se recupera de la crisis mencionada, un informe de PwC apunta a un cambio y destaca cómo las actitudes hacia la gestión de riesgos y activos están evolucionando.

El punto de mira principal de la industria financiera no siempre ha estado en la gestión de riesgos. Pero la situación está cambiando actualmente, según el informe de PwC sobre el futuro de la gestión de activos, que destaca cómo las presiones reguladoras, fiscales y políticas están remodelando el sector situando «la gestión de riesgos, la transparencia y la sostenibilidad en primera línea de consideración».

Con el cambio continuo del panorama en la gestión de riesgos, los gestores de riesgos han advertido que los modelos tradicionales para calcular y evaluar riesgos son insuficientes. Una de las macrotendencias actuales en el sector es la de establecer nuevos marcos y modelos. Esto garantiza que las prácticas se mantienen al día en el entorno volátil y ágil de la gestión de activos.

Los modelos actuales de gestión de riesgos deben ofrecer respuestas y soluciones a cuestiones variables. Entre ellas:

  • el aumento de la fragmentación
  • los marcos reguladores complejos
  • las expectativas variables de los clientes

Los gestores de riesgos confían cada vez más en el Big Data y los sistemas de análisis estadístico avanzado. Esto puede tener un impacto tanto positivo como negativo en el sector. Por una lado, abre las puertas a una evaluación más exhaustiva que puede hacerseen tiempo real. La monitorización puede acelerar el ajuste de riesgos, pues será más fácil ajustar los modelos en uso.

No obstante, la desventaja es que el Big Data aumenta la complejidad y supone una gran presión sobre los recursos. Exige una mejor comprensión y el uso correcto de las herramientas de análisis.

El riesgo regulatorio como foco central

La gestión de riesgos se centra actualmente en el riesgo regulatorio. Desde la encuesta de EY en 2013 sobre gestión de riesgos, el riesgo en el ámbito reglulatorio ha sido la clave central para abordar la gestión de riesgos.

Si echamos un vistazo al sector regulador, observamos que ha sufrido muchos cambios a nivel nacional e internacional. La UE está prestando una mayor atención al sector financiero y existen muchos proyectos en desarrollo a los que los gestores de activos deben estar atentos.

Incluso la relajación de marcos reglulatorios que podría estar en el horizonte en países como EE. UU. es algo que los administradores de activos deben tener en cuenta.

Aspirando a una mayor practicidad

Los administradores de activos se centran cada vez más en la gestión de riesgos y en adoptar estrategias de medición y creación de informes de riesgo. Sin embargo, además de implementar estas medidas básicas, existe la voluntad de convertir la gestión de riesgos en algo más practicable. Un artículo del Boston Consulting Group sobre gestión de riesgos en la industria de la gestión de activos pide la creación de un marco integral exhaustivo. Dicho artículo señala el trabajo que se está realizando actualmente, incluido el trabajo de la Global Association of Risk Professionals (GARP, Asociación Global de Profesionales del Riesgo), para «establecer un lenguaje y un conjunto de principios comunes que proporcionen una vía de desarrollo para las empresas».

Los gestores de activos están utilizando herramientas como:

  • la definición de procesos y controles de gestión de riesgos
  • el establecimiento de buenas estrategias de gobierno
  • el nombramiento de comités de gestión

Además, la industria comprende el papel de la tecnología en la gestión de riesgos y de activos. La tecnología puede aumentar el riesgo, pero también tiene el potencial de ayudar. Las plataformas de análisis estadístico y de creación de informes tienen un gran impacto en el sector.

Una respuesta a las peticiones de mejora en la transparencia

La industria de la gestión de activos está cambiando y un gran impulsor es el cambio en las necesidades de los clientes. Existe una necesidad mucho mayor de transparencia, pues los clientes quieren saber lo que los gestores de activos están haciendo y por qué, lo cual se combina con el creciente apetito por conseguir oportunidades de inversión sostenibles.

Los gestores de riesgos deben encontrar el equilibro entre la transparencia y la protección contra las fugas de información. Los requisitos de los informes tienen que ser más sofisticados, lo que a su vez exigirá a los gestores de riesgos enfatizar las eficiencias operativas en el futuro.

Replanteando cómo se maneja la gestión de riesgos

La gestión de riesgos no se reduce a la reexaminación de los modelos. También se centra, cada vez más, en el formato operativo básico. Debido a las crecientes complejidades de la gestión de riesgos, muchos están considerando su externalización

La decisión de «hacerlo o comprarlo» no depende sólo de la experiencia, sino también del de los recursos. Los fondos están dedicándose a reconfigurar sus cargos. Según un artículo de Forbes, «los clientes se han vuelto más conscientes de los costes, más sofisticados con las estrategias de inversión ydispuestos a hacer comparaciones más estrictas de los productos y servicios».

La importancia de la gestión de riesgos va en aumento pero también es cara, lo que significa que los administradores de activos deben encontrar el equilibro en un escenario que se está transformando.